El Rincón de Alí (V)

Con cierto retraso colgamos para nuestros lectores la reseña de la partida de GURPS de los Sábados en el Club Dreadnought.

Hola mis queridos lectores:

Este sábado 22-11-08 volvimos a vivir otra apasionante aventura en el imperio de El-Gahal. Nos quedamos en que nos habíamos librado de una muerte segura porque así lo quería nuestro enemigo (él sabrá por que) y nos ivamos a reunir (los cuatro) para celebrar que seguíamos vivos, pero tuvimos que posponer la celebración, porque después de gastarme una leña (1.700 piezas de plata, un hombre libre gana unas 300 p.p. al año) en una narguila de cristal con filigranas de plata y pedrería (para regalársela al todo poderoso Hamid el grande, señor de una de las tribus del desierto mas feroces e importantes), partí hacia una de las puertas de la ciudad, donde me pondría en contacto con un agente de Hamid el grande. Así ocurrió, y me mandó a un oasis a cuatro dias de Ramahla, en la ruta de las caravanas donde me puse en contacto con otra persona, la cual me guió por el desierto dos días (uno entero me lo pasé con los ojos cerrados), hasta llevarme en presencia de Hamid el grande.
Después de llegar a un pequeño pozo rodeado por site tiendas me dieron tiempo para asearme, lo cual aproveché para cambiarme también de ropa, y ponerme una muda limpia y así estar mas presentable ante Hamid. Este me recibió en su jaima rodeado por otras seís personas sentadas en almoadones y con músicos. Le presenté mis respetos y le entregué el presente (parece que le agradó que le regalasen algo que no fuese un arma, un camello o una mujer) y expuse mi petición (quería saber cosas sobre los hombres de arena con los que me encontré en el desierto). Hamid llamó a su sabio para que este me contestase. Entró un abuelo apergaminado, sentado en un cojín y transportado por dos guardias. Sin apenas abrir los ojos y sin mirarme en ningún momento dijo: – Los Kurag (hombres de arena) solo pueden ser destruidosa por una mano certera, una hoja fuerte y la sangre sagrada de los Hayishin. Hace mucho tiempo dos primogénitos traicionaron a sus familias y rompieron su palabra con la tribu para conservar la vida. Se les desterró al desierto profundo cerca de El-Harmal, donde sus almas vagarán por toda la eternidad hasta que alguien los destrulla. Sólo aquellos que su destino está llamado para hacer algo importante podrá encontrarse con los Kurag.
De pronto abre mucho los hojos y me mira fíjamente y dice: – El advenimiento de el Gahal, señor de la oscuridad está próximo. Despés de decir esto cae al suelo muerto.
Rápidamente los dos guardias le rebuscan entre los ropajes del pecho y murmuran en su idioma algo sobre la marca y la profecía. Miran el pecho del abuelo y entre gritos y cogiéndose con las manos la cara empiezan a sangrar por los ojos y cara. Dos de los señores allí sentados (que tienen todos una cara de espanto que ni pa que) recogen al abuelo sin mirarlo y se lo llevan, mientras otros dos sacrifican a los guardias sin la menor consideración. Después del espectáculo (yo temo por mi vida, porque el sabio ha muerto después de mirarme a mi) Hamid se hiergue en su asiento y mirándome fíjamente a los ojos me hace entrega de un broche mientras me dice: – En mis tierras jamás sereis tocado. Partireis al amanecer, no debo retrasar a un emisario de el Gahal. Es un honor que alguien perteneciente a la estirpe de Al-Hamid haya presenciado esto. Pedir lo que querais que se os dará.
Mi personaje aún tembloroso por lo sucedido aprobecha la circunstancia para dejar abierta la posibilidad de hacer negocios en un futuro con él, a lo cual él accede.
A la mañana siguiente parto presto hacia Mordor…….esto quería decir, hacia Ramahla, y así reunirme con mis amigos.
La reunión la llevamos a cabo en la maravillosísima villa de nuestra propiedad que adquirimos hace poco, por desgracia solo está Melik, aunque en breve plazo se presenta Ibrahim, el cual después de oir mi relato (y viendo que él sabía ya ciertas cosas sobre nosotros desde hace tiempo) me pide que omita el pasaje de los Hayisin a Kabir (su razonamiento es que no termina de fiarse de alguien que parece una veleta en sus lealtades). Después de esto y ya por la noche Melik y Yo invitamos a Kabir e Ibrahim a un lugar donde los personajes con pecunio cenan, (mientras admiran diferentes espectáculos de lucha a muerte, y bailes de bellas señoritas ante serpientes) y luego bellas señoritas comen (y muy bien por cierto)………………..
Evidentemente Ibrahim hizo cosas en mi ausencia (Kabir no puesto que el Pj no vino a esta sesión al ser su cumpleaños y celebrarlo con la familia, desde aquí te deseamos que cumplas por lo menos 80 o 90 mas), pero al ser secretas y no poder estar yo presente no puedo relatároslas. En la siguiente sesión pondré un micro oculto y así nos enteraremos todos de sus chanchullos.
Y esto es lo que dió el sábado por la tarde de si. La siguiente partida será desde una casa rural en la población de Els Ibarsos, donde pasaremos un fin de semana lúdico-festivo de Jueves a Domingo. Ya os contaré cosas.

Un saludo Alí Ben Al-Katre

Anuncios
Esta entrada fue publicada en partidas, reseñas, rol. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s